Paolo Guerrero, la carta de salvación de la selección peruana ante Francia

Perú busca un salvador. Ya con el peligro de la eliminación en el Mundial tras perder ante Dinamarca, los incas recurrirán casi con toda seguridad al Depredador Paolo Guerrero, ídolo de un pueblo y "resucitado" justo antes del torneo tras el calvario que vivió con su suspensión por dopaje.

 
El sábado en la derrota 1-0 ante Dinamarca, el "talismán" con 35 goles en 90 partidos internacionales solo dispuso de media hora. Su seleccionador, Ricardo Gareca, prefirió dar el puesto de 9 a su viejo amigo Jefferson Farfán.
 
"Consideramos que era preferible iniciar así, porque a Guerrero le faltaba ritmo y llegó el último a la concentración. Pero entró bien en el partido", señaló Gareca.
 
En sus minutos, Guerrero centró el juego ofensivo peruano y tuvo un buen puñado de ocasiones, pero no acertó a marcar.
 
"Hay que respetar siempre las decisiones del seleccionador y cuando me llame estaré preparado. Quedan dos partidos", dijo tras el encuentro.

 

Cebiche Guerrero

 

Para el delantero, de 34 años, del Flamengo, la situación de los incas no es definitiva, sobre todo después de lo que le ha tocado vivir en los últimos meses.

 
Suspendido 14 meses tras dar positivo por un metabolito de cocaína, vio roto su sueño de disputar por primera vez un Mundial. Pero una decisión de un tribunal federal suizo el 31 de mayo levantó provisionalmente el castigo y el pueblo peruano cuenta ahora con su héroe en su primera participación en un Mundial en 36 años.
 
Su "resurrección in extremis" llenó de júbilo al país, hasta el punto que el presidente Martín Vizcarra habló de "triunfo del Perú".
 
"El sueño de mi hijo se va a hacer realidad", declaró la madre del jugador del Flamengo.
 
En Lima incluso la famosa gastronomía nacional le ha dedicado un cebiche. Servido en un plato con la forma de los barcos típicos de Chorrillos, el barrio natal del Depredador, el cebiche Guerrero será "la estrella de los restaurantes peruanos durante el Mundial", señaló a la "AFP" Javier Vargas, presidente de la Asociación de Restaurantes de Mariscos.
 

Fuerza ofensiva

 

¡Qué destino para este chico salido de un barrio costero de Lima, cuya familia practicaba el fútbol como una religión!

 
"Así comencé con el balón cuando tenía 1 año; cuando tenía 6 me uní a un equipo y desde entonces pensaba en convertirme en un gran jugador, nunca lo dudé", señaló Guerrero en una entrevista el 2015.
 
Casi tres décadas después, el mejor goleador histórico de la selección peruana sueña con romper el techo bicolor, en aquel cuartos de final de 1970 que se perdió con el legendario Brasil de Pelé.
 
"La presencia de Guerrero va a aportar variedad al ataque, nos da verdaderas opciones de pasar a la siguiente fase", señaló a la "AFP" el antiguo seleccionador peruano Percy Rojas, antes de comenzar el Mundial.
 
"Con Guerrero y Farfán estamos armados con dos jugadores de calibre internacional. Con ellos disponemos de una fuerza ofensiva que otras selecciones no tienen", añadió.
 
Guerrero conoce las situaciones desesperadas. En su último partido antes de su suspensión en octubre envió a Perú a la repesca internacional gracias a un tiro libre ante Colombia en los últimos minutos. Ya está preparado para repetir la hazaña contra Francia. (Andina)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

 
Desarrollado porPUEDESPERÚ