Edificación del Sheraton fue atentado al patrimonio de Cusco

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A dos cuadras y media de la plaza Mayor de Cusco, en la calle Saphi, se halla una edificación que parece un esqueleto de concreto. Es un edificio de siete pisos y dos sótanos a medio construir donde iba a funcionar el hotel Sheraton.

La obra, a cargo de la inmobiliaria R&G SAC, fue paralizada por la Municipalidad Provincial del Cusco en diciembre de 2016. Mientras que la Dirección de Cultura inició dos procedimientos administrativos sancionadores contra R&G por atentar contra el patrimonio durante los trabajos de construcción. Ya invirtió algo más de 100 millones de dólares.

R&G ha sido sancionada con una multa equivalente a S/ 4 695 527.5 soles (1131.45 Unidades Impositivas Tributarias). Hugo Corimaita, apoderado legal de R&G, anunció que objetarán la sanción porque la construcción se hizo con autorizaciones del municipio y la Dirección de Cultura.

¿Por qué razones Cultura impuso la sanción? En las dos resoluciones directorales de sanción (998 y 905), está la respuesta.

La mole de fierro y cemento abarca el inmueble N.° 704 de la calle Saphy y la casa N.° 5 de la calle Don Bosco.

El 28 de diciembre de 1972, ambos inmuebles fueron incluidos como parte de la zona monumental y ambiente urbano monumental del Centro Histórico de Cusco, que a su vez recibió el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad el 22 de diciembre de 1983.

El bien N.° 704 ha sido clasificado con "algún elemento patrimonial", igual que la otra casa.

Desde el 18 de enero de 2010, esa propiedad pasó a manos de la constructora R&G, que inició los trámites para construir el edificio que ahora está paralizado.

PRIMERA RESOLUCIÓN
El 2 de junio de 2017, Cultura inició un procedimiento administrativo sancionador contra la empresa inmobiliaria R&G SAC.

Según Cultura, R&G demolió "dolosa e ilegalmente" la casona. Lo hizo pese a que la entidad cultural "no autorizó ni la demolición ni el desmonte" de la casa.

La edificación de adobe de dos niveles, que se hallaba dentro del inmueble de la calle Saphy, fue traída abajo en su integridad. En su lugar, levantaron una edificación de concreto armado inconclusa de tres pisos, con una fachada de 15.20 metros de largo hacia la calle.

Cultura, según la Resolución 905, comprobó que R&G causó "daño de forma grave e irreversible al perfil y morfología de la zona monumental" del Centro Histórico. Por eso, impuso a R&G una multa.

Dentro del proceso, también comprobaron que en 2012 la Municipalidad Provincial del Cusco autorizó la demolición, incumpliendo lo que manda la Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación (N.° 28296), que obliga al municipio exigir antes la autorización del Ministerio de Cultura. "La licencia municipal que autorizaba el 'desmontaje' del inmueble de la calle Saphy es ilegal", sustenta Cultura. La demolición empezó en abril de 2013.

Hugo Corimaita hizo su descargo durante el proceso. Alegó que la empresa "niega categóricamente las atribuciones realizadas en contra de su representada ha actuado dolosamente, argumentos y aseveraciones que vulneran los principios del procedimiento administrativo".

Añadió que el pedido de desmontaje fue presentado "por constituir un peligro grave e inminente para la vida humana, en razón de que dicho inmueble presentaba fisuras de toda la fachada e interiores, desprendimiento de las paredes por su humedad, desprendimiento de los techos por humedecimiento y resquebrajamiento de los tijerales...". Corimaita sostuvo que no pidieron demolición sino desmontaje, pero Cultura precisa que hubo demolición.

La República  

 

La Sátira © Todos los Derechos Reservados 2018

Search